Destreza y pasión. La artista Florencia Menéndez reconoce los desafíos y disfruta de las alegrías de pintar murales en espacios públicos.

Por Federico Moretti

flor menendez 1

El arte está en todas partes y grita su lugar hasta en las bocacalles. La muralista Florencia Menéndez, oriunda de Temperley, describe las tramas artísticas que están ocultas en los rincones de Buenos Aires. Desde chica incursionó en este mundo y se fue adentrando con familiares y artistas reconocidos de la talla de Joan Manuel Serrat para presentar sus exposiciones y murales que son dignos de gozar con la vista.

En una charla con Revista Dínamo, comparte sus experiencias y proyectos que la consolidaron como una referente artística dentro de la zona sur del Gran Buenos Aires y también en la Ciudad.

flor menendez 3

Revista Dínamo: ¿En qué año comenzaste a pintar murales?
Florencia Menéndez: Empecé en el año 2002 con murales infantiles que copiaba de cuentos. Hasta ahí fue fácil, se puso bueno a la hora de crear mis propios murales y eso obliga a pensar en la pared, en su contexto, en una idea en un color determinado, en la responsabilidad del trabajo. Esa fue la manera de crecer, de aprender a escuchar la pared.

RD: ¿Creés que hay sensaciones artísticas del tango cuando pintas tus murales? Este género fue uno de los que te dio mucho éxito como pintora

FM: Estoy en otra etapa de mi vida donde el tango está un poco olvidado. Fue en su momento una gran pasión para mí, lo viví, lo pinté y cerré el ciclo. Creo que ahora mi trabajo es mucho más positivo, que no tiene la carga melancólica de aquel tiempo.

RD: ¿Existen diferencias tanto artísticas como emocionales de «muralear» en una casa que en un espacio público?

FM: Cada pared pide un mural determinado, y en cada caso intento dar lo mejor de mí para ese lugar. Los murales particulares los trabajo sola al ponerme de acuerdo con el dueño de casa, intento captar su idea y también aceptarla. A veces no es fácil. Una vez me pidieron la bandera de Estados Unidos en la puerta de una casa, por ejemplo, y si no lo siento, no lo hago. Existen personas que me dan la libertad absoluta en su pared y entre ellos y yo, juntos armamos algo lindo. De todos modos, los lugares públicos son los desafíos más atractivos y donde generalmente abro el juego para que se sumen mis amigos a pintar y compartir la experiencia. Prefiero que el arte esté en la calle y sea para todos, pero me encanta que la gente también quiera darle alegría a su casa, dejar un poco la seriedad del blanco y jugarse con algo que hable de ellos.

flor menendez 5 detalle de mujer vasija

RD: ¿Considerás que los murales pintados en el área de Pediatría del Hospital Gandulfo es hasta ahora una de tus más grandes obras en los espacios públicos?

FM: Creo que a partir de esas intervenciones el mural ya no me basta. A partir del hospital empiezo a buscar una integración en toda la planta, donde no sea solo un dibujo o un color, sino que además pueda integrarse y convivir armoniosamente el mural con todo lo que lo rodea. Esa intervención en el Hospital de día Infantil fue muy importante para mí.

RD: ¿Se podría decir que tus exposiciones, obras y murales le han devuelto vida a la zona sur del Gran Buenos Aires?

FM: ¡Qué ayuda, sí! Pero no por sí sola: en Lomas de Zamora tenemos muchísima gente que trabaja con el arte y la cultura, y muy buena. Creo que es una zona que está en continuo crecimiento. Ojalá pueda contribuir desde mis acciones a fortalecer ese semillero que es la zona sur.

RD: ¿Tenés pensado realizar murales en espacios públicos que sean dentro de otras zonas del GBA o Capital Federal? ¿Por qué?
FM: En noviembre tengo un mural en el Hospital Garrahan, y creo que será el primero de muchos.

flor menendez 4