Jardín vertical, muro vegetal y arte viviente. Estos nombres describen la idea de combinar un cuadro o pared con plantas y flores. NPK, insurgente empresa de lo último en paisajismo

Por Guerchu
@lguerchu
guerchu/@/gmail.com

hidro 2

El paisaje urbano cambia todo el tiempo. En la actualidad, las metrópolis incorporaron pantallas gigantes. Un ejemplo antagónico se dio en la capital chilena cuya municipalidad implementó un programa para incorporar canteros y jardines en las veredas. Las pantallas encandilan y alienan, los jardines relajan y oxigenan. Ideales para las selvas de cemento: renuevan el oxígeno, absorben gases contaminantes, sirven como amortiguadores acústicos, mantienen la temperatura, cuidan el agua del riego que circula y no se evapora.

Revista Dinamo entrevistó a NPK, un emprendimiento que ha llenado y revestirá de plantas las paredes ciudadanas, entre otras, la del Teatro Mandril, en Boedo. “Hoy tenemos la posibilidad técnica de traer a nuestros hábitats urbanos estos organismos para convivir con ellos aprovechando sus características constructivas ecológicas y estéticas. Este movimiento recién comienza y continuando con la generación de conciencia, todas las grandes ciudades tendrán el esplendor y la poesía de los jardines de Babilonia”, nos explica Ivo Oxagaray, de NPK, recordando una de las siete maravillas del mundo antiguo.

Los “muros vegetales” pueden usar tierra o hidroponía, un sistema de cultivo sin tierra donde los nutrientes al agua de riego. A nivel profesional, cada vez más empresas juegan con esta modalidad combinando materiales y sistemas de riego. Con maderas, pinturas, tubos de PVC, diferentes tipos de riego hidropónico, y variedades de especies vegetales.

hidro 3

Revista Dínamo: ¿Cómo y cuándo les surgió la idea de trabajar este tipo de paisajismo?
Ivo Oxagaray: NPK (Arte Vegetal) nace de la fusión de nuestra pasión por las plantas y por la construcción. Venimos trabajando hace tres años. Somos jardineros-artistas. Buscamos integrar la creación de jardines con un concepto diferente: que digan algo más.

RD: ¿Y a nivel mundial, desde cuándo existe la jardinería vertical?
IO: El concepto nace hace aproximadamente 30 años de la mano de un botánico francés excéntrico llamado Patrick Blanc. Este señor empezó a filtrar el agua de su acuario recirculándola, limpiándola y usándola para regar sus plantas (lo que se denomina Acuaponia). Luego fue recreando ecosistemas más complejos. Se especializó en las especies del sotobosque tropical y ahondó en las epífitas (que crecen sin necesidad de tierra, como las orquídeas). Hoy sus jardínes recorren el mundo entero desde Taipei a Neva York.

RD: ¿Y en Argentina?
IO: Acá es una novedad. Hace no más de cinco años que llegó este tipo de paisajismo. En el año 2014 nosotros tomamos el curso brindado por Paisajismo urbano ya que conocíamos la trayectoria de esta empresa, con más de 10 años de trabajos realizados en América Latina, ellos son pioneros en el desarrollo de ecosistemas verticales en Chile, Colombia, Bolivia, Uruguay, Ecuador, etc.

RD: Cada día vemos más en calles y en negocios ¿En qué ambiente se puede tener un jardín vertical? ¿Qué plantas se usan?
IO: Cualquier pared es un potencial jardín. En una vivienda, provee relajación y placer. En un local u oficina, los «cuadros vivientes» cautivan a cualquiera. Los tipos de plantas utilizadas dependen del jardín particular. Si es en interior o exterior, la orientación de la pared y la cantidad de luz que recibe.

RD: ¿Cómo es el cuidado y mantenimiento?
IO: El sistema (riego e iluminación) es automático y su mantenimiento casi nulo. Esto lo convierte en una opción excelente para quien quiera acercar un poco de naturaleza al espacio que habita cotidianamente sin generarle mucho esfuerzo ni la responsabilidad de regar a diario.

RD: ¿Cuáles son los beneficios ecológicos?
IO: El humano ha destruido millones de hectáreas de selva y bosques. En Argentina perdimos dos tercios de nuestros árboles en 100 años. Es nuestra misión (y salvación) devolverle el verde a la superficie. Nos encontramos con este desafío de poner en techos y paredes de concreto lo que nos llevamos del suelo. Un jardín vertical genera oxígeno y purifica el aire de toxinas, polvo y metales pesados. Para tener una idea, un edificio de cuatro pisos podría filtrar al año 40 toneladas de gases nocivos. También funcionan como aislantes y absorbedores acústicos. Reducen la temperatura circundante, tanto en exterior como en interior.

Conocé más de NPK en su página de Facebook