Sol del Rio es VJ, artista plástica y diseñadora gráfica. Su obra futurista y de vanguardia hace honor al arte digital y a una nueva generación de artistas multimedia.

Por Silvina Idiart y María Luján Torralba

Sol del Rio es joven, talentosa y creativa. ¿Por qué es la elegida? Porque hace gráficas para marcas de ropa reconocidas, tiene su propio taller de arte, expuso en el Centro Cultural San Martín, en el Konex, en Ciudad Emergente y en Arteba con la galería Mitre, hizo proyecciones y videos para el Bafweek, fue VJ en el evento Artfutura en el Malba, hizo gráfica para Zizek Records, la discográfica argentina que recorre el mundo con artistas de electro grime, hip hop, cumbia y mashups e hizo visuales en La noche de los Museos, entre otras cosas.

Como un caleidoscopio que fusiona imágenes creadas por distintos objetos para formar un diseño nuevo, Sol combina las diferentes expresiones artísticas para lograr una obra exquisita. Hace tres años comenzó como VJ y ahora es la actividad que más la apasiona.

“Yo estaba haciendo gráfica para Zizek, instalaciones en las fiestas y flyers. Un día, el VJ residente, Lucas DM, me invitó a hacer visuales, lo probé una vez y me enamoré. Lo que más me interesa es hacer obra en tiempo real en conjunto con un músico que elijo o con mi propio sonido; pero también me gusta el club porque ahí voy más a jugar, improviso”, dice Sol. “Me gusta que siendo VJ puedo mezclar todo lo que hago. Yo desarrollo una parte pictórica y eso mismo lo llevo a la pantalla, por ejemplo, armé varias pelis con acuarelas que tenían un proceso de producción totalmente diferente a lo que venía haciendo, que era digital, entonces tuve que trabajar para ver cómo quedaba ese medio manual en la pantalla; fue un gran desafío. También, me pasó que después de empezar a hacer visuales, las acuarelas posteriores tienen un movimiento y una influencia de eso muy fuerte que me parece super rico porque un medio influyó a otro para volver de otra manera”.

Sol diseñó un papertoy para Tremor que tiene ilustraciones geométricas que salen de su obra pictórica. “Los distintos medios en los que trabajo se retroalimentan, lo que ves en un disco después aparece en un cuadro o al revés”.

Como un caleidoscopio que compone visiones psicodélicas y alucinantes, la obra de esta joven artista es una experiencia futurista de objetos fluorescentes y expresiones voladoras. Tanto las visuales como los dibujos, Sol conecta elementos del mundo natural con líneas geométricas y frías. Ella explica que “todo el tiempo repite inconscientemente una relación entre lo orgánico y lo inorgánico”. Un ejemplo de universos cruzados es Acuático Espacial de Coral Tech, una obra que hizo en LeBar donde intervino con instalaciones visuales y serigrafías. Allí, el mundo acuático se amalgamaba con el mundo espacial como si existiese vida marina en el cosmos. “La última visual fue inspirada en poemas haikus y en la observación de la naturaleza. Salió de mis pinturas y a la vez está mezclado con geometrías que dibujo que tienen que ver con la fantasía, porque imagino que son cuerpos que uno no ve, que están en ese mundo natural pero que uno no los puede ver a simple vista”, dice Sol.

Como un caleidoscopio que cada vez que se observa a través de él se descubre una nueva imagen, Sol está en la constante búsqueda de diferentes caminos y proyectos. La artista se anima a producir música sin dejar de lado la obra pictórica y la gestación de audiovisuales. “Ahora estoy produciendo audio y video, trabajando en lo que va a ser mi próxima obra MonsterShine. Usualmente, en las visuales, primero produzco las imágenes, y después, busco qué música las representa, elijo con quién trabajar. Por ejemplo, en la última elegí a Universildo, el proyecto paralelo que tiene Chancha Vía Circuito, y a Daleduro, porque me gusta lo que hacen y para mi, ellos eran los que mejor podían acompañar esa obra. En el anterior, Flotante, armé un set que era mucho más electrónico, fue el primer acercamiento personal a lo musical”, explica.

Caleidoscopio quiere decir en griego “bella imagen para observar” y eso es el arte de Sol del Rio, imágenes iluminadas, fantásticas y oníricas que no se pueden dejar de contemplar. La artista de 29 años sabe utilizar las herramientas digitales para crear máscaras, figuras ancestrales, serigrafías, escenas astrales y objetos de culto para proclamar con distintos lenguajes un arte de vanguardia.

Sitio web:
www.laboratoryo.com
www.flickr.com/soldelrio
www.vimeo.com/soldelrio