Se estrenó La vida útil, segundo largometraje de Federico Veiroj sobre un proyectorista de la Cinemateca Uruguaya que pierde su trabajo, aunque eso es sólo es el comienzo.

Por Paula Núñez
@paununez

El director uruguayo Federico Veiroj y la nueva distribuidora Tren Cine traen La vida útil, película que cosechó premios en festivales de la talla de San Sebastián, La Habana, BAFICI y México, entre muchos otros.

Estrenada en los Estados Unidos, Canadá y España, ahora llega a la Argentina, donde se la podrá ver en la sala Leopoldo Lugones.

Sobre la película en sí. La vida útil es, como lo dice su subtítulo, un cuento de cine que enmarca todo lo que sucede, aunque su director advierte que no es una película exclusiva para cinéfilos.

Jorge es programador y proyectorista desde hace 25 años de la Cinemateca Uruguaya, que debe cerrar por falta de financiación y por lo que Jorge enfrenta un cambio radical en su vida. Y es en ese momento cuando la película se divide y toma otro rumbo. Lo que en un principio era lúgubre y sin salida, ahora es pura energía y decisión.

Curiosamente el papel de Jorge no lo interpreta un actor profesional, sino el crítico de cine Jorge Jellinek, para el que Veiroj escribió el personaje y el que recibió el premio a mejor actor en el último BAFICI.

La historia está contada en blanco y negro, uno de los tantos guiños que tiene al cine clásico y es descripta por su director como una película de amor, ya sea amor a Paola, la profesora de Derecho que capta la atención de Jorge, como al cine o a la vida misma.

Revista Dínamo: ¿Cómo surgió la idea de La vida útil? ¿El proceso fue dividido en dos partes al igual que la película?

Federico Veiroj: Desde mi adolescencia iba a la Cinemateca Uruguaya como espectador. En alguna ocasión colaboré en gestiones para la institución, pero la película surgió luego de trabajar por un tiempo en la Filmoteca Española en Madrid con el guión Semana de turismo, que después dejé de lado. A su vez, en la época del rodaje de La vida útil, yo trabajaba como directivo en la Cinemateca Uruguaya, así que tiene algo de autobiográfico. En 2008, conocí a Jorge Jellinek y ahí retomé ese viejo guión. Al principio, filmamos alrededor de 10 días que fueron la primera mitad de la película. Para la segunda parte se sumó Gonzalo Delgado a la escritura.

RD: ¿Escribiste el personaje principal pensando en Jorge Jellinek?

FV: Conocí a Jorge durante la difusión de la película Acné (2008) en Uruguay. Cuando lo vi, sentí que existía una indivisibilidad entre el personaje y el lugar de trabajo. Al punto que cuando le fui a ofrecer para hacer la película, le dije que si no le interesaba hacerla, yo no iba a filmarla con otro actor. Si bien Jorge no había trabajado nunca en una cinemateca, había asistido a la de Uruguay durante toda su vida. Su experiencia como programador en festivales, como periodista radial y la familiaridad con el ambiente que la película iba a retratar venían perfecto para La vida útil. La generosidad y el espíritu de Jorge fueron fundamentales para construir su personaje que considero es el alma de la película.

RD: ¿Apuntaste a algún público en especial? Es decir, ¿es un cuento de cine para los que “saben” de cine?

FV: ¡No! Es una película para quien guste disfrutar de ver películas sentado en una butaca. Lo del “cuento de cine” es porque el ambiente que retrata la película es de cine, pero no quiere decir que sea para cinéfilos. De la misma manera que Charlie y la fábrica de chocolate no es únicamente para fabricantes de chocolates, esta película no es para cinéfilos únicamente. Es una película de amor para todo público.

RD: ¿Cuál fue la idea detrás de la escena del monólogo de Jorge sobre la mentira, en la facultad de Derecho?

FV: La idea era subir un escalón más en la carrera hacia la fantasía del personaje de Jorge. Ese monólogo, en ese momento, nos servía para lograr ese cometido, ya que a partir de ahí, el personaje se vuelve aún más libre. La artificialidad que se siente en ese momento, me parece fundamental para lograr ese efecto.


RD: ¿Lo que pasa con la Cinemateca en La vida útil es tu lectura sobre la realidad del cine en Uruguay?

FV: No, son dos cosas totalmente independientes. La película es una ficción ambientada en locaciones reales y con personajes propios del mundo que retrata. Pero no hay una intención de comparar lo que allí sucede con el cine en Uruguay. De hecho, no estoy tan por dentro de los aspectos políticos que están tratándose estos días y tampoco vi todas las películas.

RD: ¿Ya tenés en marcha otro proyecto?

FV: Todavía estoy con ningún proyecto en marcha en este momento. Aún estoy escribiendo.

La vida útil
Sala Leopoldo Lugones (Av. Corrientes 1530):
Viernes 22, sábado 23 y domingo 24
Viernes 29, sábado 30 y domingo 31 siempre a las 22 horas
En exhibición también los dos primeros fines de semana de agosto

Foto: Tren (facebook)