Ryuuzaki Kamui, reconocida cosplayer del país, cuenta sobre la experiencia de realizar cosplay, sus primeros pasos en este arte, cómo fue aprendiéndolo y sus aspiraciones y metas

Por Lorena Ferraiuolo*

Dohko de Libra – Saint Seiya
Dohko de Libra – Saint Seiya. Foto: Otaku No Baires

El Cosplay proviene del inglés costume (disfraz) y play (juego). Implica caracterizarse de un personaje de animé, manga (cómics japonés), cómics, de una serie, una película o de un video juego, entre otros. Para ello se visten de ese personaje, buscando imitarlo de la mejor manera posible. Todo aquel que hace cosplay, se denomina cosplayer, es el encargado de darle vida a un personaje, de jugar a ser un héroe o villano, de ser por un rato su personaje favorito.

Hay personas que no solo hacen cosplay, sino que también elaboran su propio traje, son llamados cosmaker (cos: de costume (traje), maker hacer). La confección del traje implica días e incluso meses de trabajo, dependiendo de la complejidad del cosplay a realizar. Muchos materiales no se consiguen fácilmente y deben recorrer muchos lugares para conseguir las telas adecuadas o las materias primas o accesorios que necesiten. También se maquillan para resaltar algún rasgo, a fin de parecerse aún más al personaje.

Gyro Zeppeli - Steel ball run
Gyro Zeppeli – Steel ball run. Foto: Otaku No Baires

Se realizan periódicamente eventos y reuniones que tienen concursos de cosplay. Estos consisten en la realización de una actuación o performance que dura unos pocos minutos, en la que el cosplayer muestra su trabajo.

Es una actividad que implica esfuerzo, dedicación, creatividad, imaginación, perseverancia, paciencia, originalidad, compromiso y mucho carisma.

Ryuuzaki Kamui es una cosplayer y cosmaker muy importante de Buenos Aires. Ella confecciona sus propios trajes y se destaca por un gran trabajo en maquillaje y caracterización. Nos cuenta su experiencia.

Revista Dínamo: ¿Cómo comenzaste en el mundo del cosplay?
Ryuuzaki Kamui: Estaba en los últimos años del secundario, cuando empecé a ver animé, en ese momento no sabía lo que era. Tenía el logo de Evangelion en mi carpeta y una compañera se acercó y me preguntó si me gustaba el animé….como no sabía, me explicó lo que era, y me hablo sobre los eventos. El primer cosplay que usé fue de ella. Desde ahí me empezó a gustar y no paré más.

RD: ¿El primer cosplay que usaste fue de Evangelion?
R.K: No, el primero que usé fue de Inuyasha . El primer cosplay propio, lo hizo mi mamá, fue de Leona de The King of Fighters. El primero que confeccioné sola fue el de Alucard de Castlevania.

RD: ¿Cuántos años hace que haces cosplay?
RK: Ya van a hacer casi 10 años.

RD: Una de las cosas que más me llama la atención de tus cosplay es el maquillaje. ¿Cómo aprendiste, alguien te ayuda, hiciste alguna capacitación o curso?
R.K: Empecé a maquillarme más o menos desde hace tres años, cuando una amiga con la que hicimos cosplay juntas me recomendó que observe lo que hacen los japoneses con el trabajo del maquillaje. Me mostró fotos, me depiló por primera vez las cejas, y me enseñó como se maquillaba ella. Luego por mi cuenta, miré tutoriales por internet y comencé a practicar.

RD: ¿Cómo practicas las poses, la interpretación de personajes y su personificación?
R.K: Hago personajes que me gustan mucho y además estudié teatro. Me gusta mucho actuar, hacer interpretaciones en el escenario. Me gustan los personajes que siento que son un desafío de interpretar. Hago cosplay justamente porque es una manera de ser actor, es una forma de actor frustrado. El vestuario, el maquillaje, la peluquería, manualidades, es en conjunto ser artista.

RD: ¿Cuántos trajes tenés aproximadamente?
R.K: La última vez que los conté tenía más de 60 trajes. Pero hace seis años que hago por lo menos dos por mes, por lo que no tengo una cuenta exacta. Tuve que vender muchos porque no tengo espacio en mi casa. Tengo dos roperos de cosplay y una alacena de ropa normal. No tengo espacio y tuve que vender bastantes, sobre todo los primeros que hice, que estaban desprolijos. Estoy vendiendo y volviendo a hacer porque no tengo espacio.

RD: ¿Confeccionás también las armas o los accesorios?
R.K: Yo hago la ropa, customizo pelucas. En cuanto a armas, no tengo las herramientas como para trabajar materiales duros. Me gustan las armas de madera, porque son más rígidas. El cartón me parece débil y puedo llegar a romperlas, no tengo como trabajar madera. Lo que sí hago es mandarla a cortar y después las pinto y les doy detalles. La mayoría de las veces hago un canje, yo hago los trajes y otro hace las armas.

RD: ¿Cuánto tardás en hacer un traje de complejidad media?
R.K: No tardo más de una semana. Los sencillos los hago en un día y los más complicados en tres o cuatro días. Yo trabajo haciendo cosplay por encargo, entonces estoy todo el tiempo en mi casa, por lo que no me toma más que eso.

RD: ¿Tenés alguna fuente de inspiración y admiración, sea nacional o internacional?
R.K: Creo que mi objetivo a cumplir y mi inspiración en el cosplay es la japonesa llamada Reika. De ella aprendí mucho sobre maquillaje, de interpretación y de peinado de pelucas. No hace trajes muy complicados, lo que llama la atención de sus trabajos es la caracterización, hace personajes muy tiernos a otros imponentes y altísimos. Ella mide solo 1,60 metros y hace personajes que miden 1,80 metros. La admiro por la capacidad de cambiar con cada personaje. En cuanto a la complejidad y elaboración de armaduras me gusta mucho una cosplayer que se llama Lucius Akechi, que hace alas impresionantes, y todos personajes que tienen alas gigantes. Sigo muchos cosplayers, pero de Argentina, mi ídolo es Sebastián Salgado, que ahora no está haciendo mucho porque está ocupado, pero en sus tiempos hizo a Kratos por ejemplo. Me gustan mucho los trajes y el maquillaje de Anna Delacour. Los chicos que hacen trabajos muy prolijos y geniales como Ana Bertola, Eriol Kimihiro y Mai Lingenfelder.

RD: ¿Qué te gustaría decirle a la gente que no sabe mucho sobre cosplay o que recién se inicia? ¿Qué sentís cuando te piden una foto?
R.K: De la gente que no sabe lo que significa hacer cosplay, me gustaría especificar que además de un hobbie, es algo en lo que la persona aprende mucho. Es impresionante lo que se aprende sobre confección y maquillaje. A los que recién empiezan, me gustaría animarlos porque la verdad es una experiencia linda y me gustaría que mucha más gente se anime a esto. A los que me sacan fotos les agradezco mucho que les gusten mis trajes porque es algo de lo que uno se siente orgulloso y que hizo con sus manos, que otro lo aprecie hace que nos den más ganas de seguir.

RD: ¿Cómo definirías cosplay?
R.K: El cosplay es un arte.

Aragorn – The Lord of the Rings.
Aragorn – The Lord of the Rings. Foto: Otaku No Baires

Luego de conocer a Ryuuzaki Kamui podemos afirmar que el cosplay es el arte de interpretar un personaje de animé, manga, cómics, serie, película o video juego, a fin de crear una representación lo más fidedigna posible del mismo. Implica la reproducción de sus características físicas, que se expresan a través del vestuario, maquillaje y complementos estéticos, y la reproducción de sus características psíquicas, a través de la actuación y caracterización. Requiere la habilidad de reproducir un personaje, a través de distintas técnicas y materiales. Expresando a través de los gestos y movimientos, su forma de ser. Exige creatividad, dedicación, técnica, destreza, pasión y sensibilidad.

*Lorena Ferraiuolo es Licenciada en Antropología de la Universidad de La Plata y Profesora en Docencia Superior de la Universidad Tecnológica Nacional de Buenos Aires, Argentina. Actualmente se dedica a la docencia y a la investigación.