Tomada por un opositor, la casa del depuesto Viktor Yanukovich está repleta de excesos que darían envidia a cualquier excéntrico millonario. Tras sortear obstáculos y un tour solo en y para ucranianos, Ignacio Hutin recorrió el lugar