En “Los perros de Riga”, de Henning Mankell, el detective Kurt Wallander se escabulle por las calles de una ciudad trémula.