Inspirado en la versión parisina, el evento nocturno porteño no tiene nada que envidiarle a su madrina artística. De hecho, el primer mundo podría aprender de Buenos Aires