Una crónica con un poco de color sobre las habitantes más odiadas -y envidiadas, por qué no- de la soñada ciudad estadounidense