Con «Un puente en el Drina», de Andrić, como disparador, Ignacio Hutin nos lleva a recorrer una región caótica en la que se entremezclan sus recuerdos, también confusos