Ser telemarketer es uno de los trabajos más de moda hoy en día. Y uno de los más odiados también