El controversial laberinto participativo que exhibieron Marta Minujín y Rubén Santantonín en el Instituto Di Tella en 1965 regresó después 50 años