Reseña de “Thriller”, una obra que mezcla constantemente coreografías con actuación y que se exhibió entre agosto y septiembre en el teatro Hasta Trilce

Por Luján Torralba

“Cuatro únicas funciones”, anunciaba el afiche exhibido en la cartelera del teatro Hasta Trilce sobre la calle Mazza en el barrio de Almagro. La imagen del rostro de una mujer ensangrentada con la mandíbula desencajada atrae y despierta curiosidad. La obra se llama Thriller y la realiza la compañía Tempotango. El nombre, que me remitió inmediatamente al mítico tema de Michael Jackson; la gráfica publicitaria, que me sedujo por su estética, y la propuesta por parte de una agrupación independiente de tango – algo absolutamente nuevo para mí – , fueron los puntos que tuve en cuenta para elegir este espectáculo como experiencia de extranjería.

La obra sólo se llevó a cabo en aquel teatro los sábados de trasnoche. Yo asistí a la última función el 9 de septiembre. Fue un día lluvioso y gris. Por la tarde pasé a reservar las entradas y me llevé un flyer el cual anticipaba: “Ellos viven aislados con sus propias reglas, sus torpes sueños y un único objetivo… estar a salvo”. También decía que contaba con la participación especial de Mariela Anchipi, quien reconocí porque es participante y coach en el programa Bailando por un sueño, y también porque es la esposa del actor Dady Brieva. El primer dato es el que me dio la pauta de que, probablemente, vería a una buena bailarina en escena, entre otros.

Cerca de las 00.15 fuimos con mi marido a Trilce. Vivimos exactamente enfrente por esto motivo no hizo falta salir con mucha anticipación. Él pagó su entrada $200 y yo, $150 por ser estudiante. Afuera diluviaba pero este factor parecía no afectar al público ya que el lugar estaba lleno. El teatro está en el barrio hace aproximadamente cuatro años. Es un espacio amplio que cuenta con un restaurant donde, usualmente, la gente va a cenar o a tomar algo antes de entrar a la función. Casi todas las noches hay espectáculos allí, o bien en el teatro propiamente dicho o en los diversos rincones del restaurant apropiados para bandas, duos o solistas musicales. La intensa lluvia, la ambientación retro-onírica del lugar y la presencia de dos glamorosos transformistas que paseaban por las mesas agregaban misticismo a la noche.

Las cervezas de las copas se estaban terminando cuando dieron sala alrededor de las 00:40. En ese momento se vaciaron casi todas las mesas y se formó una larga fila al costado de la barra. De afuera se escuchaban unos golpes de zapateo y un murmullo monótono que provenía del teatro. Para llegar a la sala había que atravesar un largo pasillo que iba sumergiendo al espectador en un clima oscuro y extraño. Mientras el público se acomodaba, en el escenario seis bailarines bailaban en penumbras y repetían una suerte de mantra que decía algo así como: “Viva el tango, todo el tango, el tango si, viva yo”. Se podía apreciar en las caras de los espectadores, quienes abarcaban entre los treinta y los sesenta años, cierta incertidumbre y ansiedad por la obra. Butacas completas, celulares apagados, comenzó la función.

“Coti, Coti, Coti”, gritaba la Ministra, una mujer sensual que dominaba al grupo de bailarines con un látigo. Cuando gritaba Coti, aparecía una mujer, interpretada por Mariela Anchipi, metamorfoseada en perro. Esta relación amo – esclavo dio el puntapié para entender los roles en aquella comunidad conformada por: los bailarines de tango moderno, quienes, según su manifiesto, comprendían al tango como tal después de Piazzolla y se consideraban de una estirpe superior por ser bailarines for export, la Ministra, quien mantenía el orden y el status quo, y el presidente, representado por un maniquí sin cabeza sentado en un trono a lo alto del escenario. Según la Ministra, no hacía falta que el presidente tuviera cabeza ya que estaba ella para llevar adelante la comunidad.

En este clima tragicómico se inicia la obra mezclando constantemente coreografías con actuación. En una tensión continuada, la comunidad sobrevive sin sobresaltos hasta que irrumpen una pareja de intrusos. Sus presencias despiertan la ira en los bailarines no sólo por ser extraños a ellos sino también por ser bailarines de folcklore. A partir de este momento, la comunidad intenta incorporarlos sí, y sólo sí, aceptan sus reglas de convivencia, con todo lo que eso implica, por ejemplo, bailar tango según sus condiciones, mirar los 264 canales de tango por televisión, fumar marihuana, prepararse para el Mundial de Tango, entre otras absurdas cuestiones. Aunque el hombre intenta adaptarse a las reglas para sobrevivir, la mujer se niega a aceptarlas padeciendo como consecuencia terribles torturas.

El clima sombrío e incierto es atenuado por las bellas y apasionadas piezas coreográficas que, con el tango como base, fusionan esta danza con estilos contemporáneos. La obra termina con el intento de fuga de los intrusos y su subsiguiente canibalesco asesinato por parte de la comunidad. Luego de este dramático final, los artistas saludaron al público quien aplaudió efusivamente con “los cuerpos” de los intrusos colgando del escenario. Los espectadores dejaron la sala satisfechos y conformes con la experiencia vivida.

Thriller una obra entretenida que logra atrapar al espectador de principio a fin manteniendo el clima tenso potenciado por la cadencia y la fuerza del tango. Con respecto al título de la obra, se puede entender que se llama así en relación al género de cine que adoptó este nombre y que se refiere a las películas de suspenso caracterizadas por su ritmo ágil y atrapante. A su vez también hace referencia a la canción de Michael Jackson ya que, en un momento de la obra, la Ministra mira el video en la televisión y se pone a bailar la coreografía acompañada por los bailarines. El punto de contacto que se podría pensar entre la obra y el tema musical y su video es la idea de un grupo de zombies sin pensamiento propio que sigue a su líder ciegamente.

En conclusión, la obra Thriller es una pieza completa, dinámica y fuerte. Las actuaciones fueron contundentes y creíbles. Con respecto a las coreografías, si bien no fueron interpretadas estrictamente a la perfección respecto a su técnica, fueron realizadas con una energía avasallante que conmovió a los espectadores.

Trailer de Thriller: https://vimeo.com/223813388