La canción puede resultar pegadiza, pero el video esconde un fuerte significado. Musicalizado con “Everybody’s free (to feel good)”, de Rozalla, una cantante zimbabuense que logró brillar en las radios internacionales durante los años noventa, el corto documental muestra dos realidades.

El autor, Dan Halter, es un sudafricano blanco y lo explica así: “En 1991, iba a la escuela secundaria con John Miller, el hermano de Rozalla cuando tu single fue lanzado. Fue increíble que una canción de Zimbabue estuviera primera en los charts internacionales. (…) Rozalla se convirtió en una reina del rave. Durante ese tiempo, las protestas en Sudáfrica estaban en ebullición. En Untitled (Zimbabwean Queen of Rave) combiné algunos de estos elementos y luego con eventos como mi experiencia en las masivas raves de Europa y, más adelante, Zimbabue. El video expresa una realidad personal y también la brecha cultural entre blancos y negros que estaba experimentando. Hay dos escenarios fundamentalmente diferentes, pero ambos están guiados por una psicología de las masas y una esperanza de una realidad distinta”.