Es la primera obra del sueco que se estrena en el país. Relaciones amorosas y vínculos familiares en un tono hiperrealista y feroz

Por Gabriela Koolen

vigilia 2

La muerte de su madre reúne a los hermanos John y Alan (Walter Jakob y Luis Machín) junto a sus respectivas esposas, Charlotte y Mónica (Pilar Gamboa y Mara Bestelli) tras el funeral. Pasan la noche en la casa de uno de ellos, escenario de denuncias y revelaciones, discusiones airadas y reproches de antigua data.

John y Charlotte componen una pareja moderna, en apariencia flexible, pero atravesada por el maltrato: se buscan para destruirse. Alan y Mónica, en cambio, son más tradicionales, pero ese carácter tampoco les aporta mejor fortuna. El tedio y la falta de respeto resultan moneda corriente en sus vidas.

La urna con las cenizas de la madre y la presencia del otro lado del teléfono de la hija del matrimonio anterior de John son los testigos silenciosos del via crucis familiar: restos del pasado y señales del futuro se convierten en presencias que le entregan más espesura a tanta opacidad.

Como un motor que enciende la marcha de la destrucción, cada uno destapa su crueldad en grandes dosis, que apenas pueden mitigarse con algo de humor ácido. Vigilia de noche, dirigida por Daniel Veronese, no tiene matices ni altibajos. Es vértigo constante, vacío y angustia de cuatro seres que caminan todo el tiempo en el abismo de la frustración.

vigilia 1

Vigilia de noche
De Lars Norén
Traducción: Francisco J. Uriz
Con Luis Machín, Pilar Gamboa, Mara Bestelli y Walter Jakob
Iluminación: Juan Ramos
Vestuario: Laura Singh
Escenografía: Franco Battista
Dirección: Daniel Veronese
Espectáculo sugerido para mayores de 16 años.

Teatro San Martín – Sala Cunill Cabanellas
Av. Corrientes 1530
Funciones: de miércoles a sábados a las 20:30; domingos a las 19:30

Fotos: Carlos Furman

vigilia 4