Entre el fuego y las cenizas está el viaje interior. La otra vida de Agustín Campos es un entramado de emociones en imágenes sensoriales que conforman aquel viaje interior de todo ser. El poemario de éste joven escritor nacido en Buenos Aires, es la otra cara del narrador de su primera novela Ventana esquizo publicada en el 2011. Es así que ambas obras se complementan, se necesitan y se interpelan para comprender un enigmático universo.

Por María Luján Torralba
@lujitorralba

recorte la otra vida

Revista Dínamo: El título La otra vida, ¿a qué se refiere? ¿Por qué elegiste este título?
Agustín Campos: Va en continuidad con el título de la primera novela. El personaje que dice estos poemas es opuesto al narrador de aquella novela, por lo tanto vive una clase de vida diferente de la que vivía aquel.

RD: ¿Cómo fue el proceso creativo del libro? ¿Cuánto tiempo te llevó hacerlo?
AC: Llegue a tener una buena cantidad de poemas entre los cuales seleccionar los que iban a ir al libro recién después de unos años. Quedaron afuera una cantidad mayor de los que finalmente entraron. A la mayoría los cajonee un buen tiempo, porque como me dijeron en un taller literario, ése es el mejor crítico, el cajón, y el tiempo. Después los observé, eliminando estrofas y versos superfluos, modificando palabras, entre otras cosas.

RD: La contratapa cita: “Agustín Campos (…) se desarma en la obra dejando de lado su propia individualidad y pasando a ser una representación del interior profundo de todo ser”. ¿Cómo fue este viaje interior?
AC: Habría que preguntárselo a quien lo escribió. Me viene a la mente una frase de Henry Miller: » No existe otra aventura más que la interior». Que él dijera esa frase tiene un valor extra porque se trató de alguien muy viajero, vagabundo y bohemio.

la foto

RD: Una vez que plasmaste en palabras la experiencia mencionada, ¿cómo describirías el resultado obtenido?
AC: La verdad es que no tenía nada de fe en estos poemas. Los publique porque la persona a la que está dedicado el libro me alentó para que así lo hiciera. El resultado fue bueno y me parece que les gustó especialmente a algunas mujeres.

RD: La imagen de tapa son brasa con fuego, ¿qué significa el fuego para vos? ¿A qué se debe esta elección?
AC: Me gusto que en la tapa hubiera fuego y en la contra tapa cenizas. En el medio debe estar ese viaje interior del que hablábamos en una pregunta anterior.

RD: En tu novela Ventana esquizo también haces referencia a los laberintos de la mente y al mundo interior de las personas, ¿qué es lo que más te atrae de estos temas?
AC: No creo que «ventana» se refiriera a los laberintos de la mente, a mi me pareció que se refería a los laberintos de la sociedad.

RD: ¿De qué manera crees que la poesía puede resignificar el valor de las palabras?
AC: En este tema solo puedo tocar de oído pero creo que es absolutamente cierto. Basta con ver que algunas de las palabras que usamos hoy corrientemente eran metáforas en el pasado para ver que la poesía de hoy constituirá la lengua del mañana.

RD: ¿Cuáles son tus referencias literarias? ¿y tus referencias artísticas no literarias?
AC: Es una pregunta muy amplia. Consumo, si es que se puede usar esa palabra, el arte en todas sus formas.

RD: ¿Qué música o canción puede acompañar la lectura de La otra vida?
AC: Como el melómano empedernido que soy y jugando un poco, pienso ahora que podría ir con el segundo movimiento de la sonata número 23 de Beethoven. La primera vez que escuché esa música fue en una película de los hermanos Cohen llamada El hombre que nunca estuvo.

RD: ¿Cómo definirías tu estilo de escritura?
AC: Pienso que sí hay un estilo salió solo. Lo importante es tener algo para decir y decirlo. El resto debería darse por añadidura.

TAPA la otra vida