Martín Ron pinta murales desde hace diez años en distintas paredes de la ciudad y de la provincia de Buenos Aires. The Beatles, Ramones, cuadraditos de colores y figuras surrealistas son su trabajo urbano, que cualquier transeúnte, de seguro, alguna vez vio al pasar

Por Agustina Ordoqui
@agusinha

martin ron 1

“El arte urbano o street art es efímero. Eso real, pero es lo que le da adrenalina. Pintás con la incertidumbre de cuánto va a durar tu obra; si dos días, una semana o 15 años”, cuenta Martín Ron, muralista desde hace una década y artista desde chico.

El trabajo de Ron está disperso por distintos puntos de la ciudad de Buenos Aires, de la municipalidad Tres de Febrero e incluso otras provincias del país. En diálogo con Revista Dínamo, revela que empezó a hacer pintura cuando tenía 7 años y agrega que su primer mural lo hizo cuando todavía estaba en la escuela.

Con el talento, se nace, y a Ron siempre le gustó pintar. “Tuve la posibilidad de hacer murales con el colegio. Después me contrataron para hacer uno. Ahí me cayó la ficha de que me gustaba llevar mis conocimientos de pintura a un gran formato, que son las paredes, y más en la vía pública, porque la gente conecta con el artista y ve cómo se hace la obra en vivo”, señala.

De la mano de la municipalidad de Tres de Febrero comenzó con un proyecto de embellecimiento urbano, que le permitió hacer decenas de obras. Y desde entonces no paró. “Hago murales y soy un gestor artístico porque hago proyectos con otros artistas. Laburo de forma privada, con otras municipalidades, campañas publicitarias, etc. Decidí dedicarme de lleno a la pintura y por suerte vivo de eso”, afirma.

¿Por qué el street art? Ron asegura que el “condimento especial” de pintar en la calle es saber que la obra queda expuesta a que alguien la arruine, pero también a que la vean todas las personas que pasen por ese lugar. “Es algo distinto que cuando se va a mirar una galería de arte. Esto es el espacio público. Y claro que también sufre el mismo deterioro que el frente de una casa o cualquier cosa que se deje en la calle”, asegura.

Rompe un poco con la idea de que la pintura tiene que ser para siempre. Los murales tradicionales o históricos estaban previstos para preservarse por más tiempo. El arte urbano no es así. Te manifestás en ese momento, pero no importa si va a durar. Cumplió su cometido cuando lo terminaste de pintar”, agrega.

martin ron 2
Mural hecho para Mysthique

La principal misión de Martín Ron es cambiar el paisaje urbano: “Se trata de recuperar paredes y pintar murales en lugares sucios o abandonados y, a través del color, devolver a la comunidad el uso y el goce de ese lugar. Se recupera limpiándolo, poniendo luces y pintando un mural, con lo que se convierte una esquina fea en un paseo”.

Para su trabajo, utiliza distintas técnicas y diferentes conceptos. Los que están hechos con cuadraditos de colores construyen una imagen de forma incompleta, que se descompone al acercarse.

martin ron 3

martin ron 5

También hace murales hiperrealistas y surrealistas, “cuyo fin es que impacten visualmente”, como La Tortuga, una de sus obras favoritas por el efecto 3D que logró, o Sapo a Contramano.

martin ron 4

El Mago es otro de sus murales preferidos. “Fue el primero que hice tan grande y del estilo surrealista. Está en la estación de trenes Tropezón de Caseros. Se ve de derecha a izquierda y de izquierda a derecha. Es imposible que pases por el lugar y no la flashees”, indica.

martin ron 6

martin ron 7

Ron tiene, además, una serie de pinturas relacionadas con personajes reconocidos: “La idea es representar a través de un mural a diferentes íconos de la escena popular nacional e internacional. Es una forma distinta de hacer monumentos, que no sean esculturas de personas que murieron. Algunos son iniciativa propia y otros son pedidos de forma privada, o por la municipalidad. El de Los Ramones, por ejemplo, lo organizó Leonardo Ferri con los fans de Villa Urquiza”.

martin ron 8

martin ron 9
Imágenes cortesía del sitios Buenos Aires Street Art

Con respecto a su trabajo en la línea H de subterráneos, Martín cuenta: “En toda la línea H, había un referente del tango y esa era la consigna para la estación Hospitales, dedicada a Ángel Villoldo y a Tita Merello“. En cuanto a la A, “como es una línea vieja, la idea era darle color“.

martin ron 10

martin ron 11

Ron tiene decenas de obras hechas en la vía pública, principalmente, en la Capital Federal y en la provincia de Buenos Aires, pero también se pueden encontrar sus trabajos en otros lugares, como Córdoba. “La Mona Lisa la pinté en un puente de Córdoba, cuando fui invitado para embellecer el paisaje urbano. Ahí abajo hay un río que crece en verano. Por eso, la Gioconda está haciendo snorkel“.

martin ron 12

Para conocer más sobre el trabajo de Martín Ron, visitá su página de Facebook.