En el Teatro 25 de Mayo, se presenta la obra del dramaturgo uruguayo Florencio Sánchez, llevada a escena por Eva Halac. «Quise ofrecer un clásico rioplatense para honrar a los vecinos de Villa Urquiza, que recuperaron el teatro», asegura la directora

Por Gabriela Koolen

¿Qué pasa cuando una familia que parecía tenerlo todo cae en la desgracia? ¿Qué puede quedar en pie? La obra En familia pinta el cuadro grotesco de una familia “acomodada” que ha perdido todo. La ruina económica parece poner en jaque los valores morales y las bases que la sostenían.

Así, la obra muestra a ocho personajes exponiendo su costado más descarnado: un padre jugador compulsivo; un hijo vago; otro ladrón; dos hijas que parecen preocuparse sólo por las apariencias, sin hacerse cargo de la ruina de la familia; y una madre que sufre e intenta mantener todo en pie. El cuadro se completa cuando el hijo mayor llega del sur con su esposa, y se propone “regenerar” a su familia, asumiendo la autoridad de la casa.

En diálogo con Revista Dínamo, la directora de la obra, Eva Halac, cuenta que sus objetivos a la hora de contar esta historia fueron trabajar a fondo las ideas del autor, con la tremenda fuerza que tienen: “Florencio Sánchez era un anarquista declarado, y en esta obra expone y desnuda a uno de los pilares de la sociedad: la familia. Sánchez cuestiona la responsabilidad eterna de los padres hacia los hijos, la supuesta dignidad del trabajo, y el terrible valor del dinero”

Como en toda familia, no parece haber “buenos” o “malos”, sino personajes al desnudo. Seres que se conocen y reconocen, se niegan, y se mezclan en una especie de barro que revuelve las peores miserias. “Me conmueve Florencio Sánchez, esa humanidad que respiran los personajes, y esa radiografía brutal de una sociedad que sigue vigente”, revela Halac, para quien esta pieza tiene hoy una vigencia increíble: “El padre jugador que pierde la fortuna de la familia es atemporal. Y el maltrato de los hijos a los padres, la ausencia de autoridad, el intercambio de roles, son temas aún más actuales que cuando la escribió el autor”.

Para la directora, los desafíos a la hora de adaptar esta pieza, que tiene un ritmo muy dinámico, fueron mantener la imagen de época y que funcionara el espejo. También habla de las actuaciones “con verdad”, y sin modificar demasiado palabras que, dice, lamentablemente se han perdido en nuestro vocabulario. Por último, subraya el reto de “llevar el teatro de tesis al grotesco, humanizando los personajes desde la interpretación, haciendo visibles las contradicciones”. “El juicio lo hace el espectador”, concluye.

Las actuaciones de Fito Yanelli, Monina Bonelli, Guillermo Pfening, Agostina Degasperi, Victoria Prieto, Guido Massri, Marcos Rauch y Natalia Señorales logran interpretar de manera precisa la complejidad de estas relaciones. En este sentido, la directora habla de la solidez del elenco: “Mi única demanda a los actores es que no juzguen a los personajes, y los encuentren en ellos mismos”, señala, y comenta que la diversidad y heterogeneidad del elenco le da textura a la familia de la obra.

La escenografía, diseñada junto a la directora de arte, Micaela Sleigh, tiene una imagen de época, con grandes mobiliarios. Según explica Eva, la idea de la teatralidad con la que trabaja la obra abrió el juego para una instalación dentro de la escenografía, de imágenes proyectadas del mismo Teatro 25 de Mayo, en el que se presenta la obra. “El palacio italiano aparece primero con sus ventanales, vitraux, escalinatas, que juegan con la idea de esa casa acomodada, y a medida que a avanza la acción introduce los elementos teatrales: los palcos, la gran platea, y el escenario mismo”, afirma la directora.

Por último, Halac se muestra muy contenta de trabajar en la sala del Teatro 25 de Mayo: “Quise ofrecer un clásico rioplatense para honrar a los vecinos de Villa Urquiza, que recuperaron el teatro. Un clásico dentro de un teatro clásico”. Además, la directora subraya que la respuesta del público es muy buena: “Vienen los vecinos del barrio y también el público de Corrientes. La gente se divierte y se emociona, se identifica o identifica a un miembro de su familia. Me emociona que un clásico pueda ser tan disfrutable, y que le guste a la gente de todas las edades. A veces pienso que cada tanto Florencio Sánchez se sienta en el palco y me guiña un ojo”.

FUNCIONES

En familia se presenta los viernes y sábados a las 21hs, y los domingos a las 20hs en el Teatro 25 de Mayo- Triunvirato 4444 (¿Cómo llegar?)
Entradas:

Viernes (día popular): $50
Sábados y domingos: $70

Notas relacionadas
Marzo, Mujer y Memoria
El dique de los temores más profundos, por Gabriela Koolen