Love of Lesbian fue el grupo internacional que abrió Ciudad Emergente. Con un caudal de seguidores que crece en Argentina, recibieron a Revista Dínamo y contaron todo sobre ellos.

Por Agustina Ordoqui
@agusinha

Love of Lesbian es una banda referente de la música Indie en España. Formado desde 1997 con un plantel íntegro de hombres, empezó a tocar en 1997, primero en inglés y luego en español. Poco convencionales, a lo largo de su trayectoria se dieron el gusto de tocar como teloneros de The Cure y organizar un proyecto original: “Tenemos un grupazo”, para el que juntaron a cientos de guitarristas online e hicieron un concierto multitudinario vía Internet.

Santi Balmes, Julián Saldarriaga, Jordi Roig, Joan Ramon Planell y Oriol Bonet llegaron a Argentina para dar la apertura al Festival Ciudad Emergente el jueves pasado. Al respecto, contaron: “Nos hace muchísima ilusión cruzar el charco y tocar en un país que nos despierta tanta curiosidad. Creemos que nos va a enriquecer muchísimo y esperamos sentar una base de seguidores lo suficientemente sólida como para plantearnos volver más a menudo”, aseguraron.

Revista Dínamo: ¿Por qué en un principio cantaban en inglés?, ¿tiene que ver con que la música indie se identifica con ese idioma?
Love of Lesbian: Como muchos otros de nuestra generación, empezamos a cantar en inglés al sentir un cierto rechazo hacia la mayoría de la música que se hacía en castellano a principios de los noventa por la irrupción de montajes por parte de multinacionales. Dicha reacción, con el paso del tiempo, la consideramos como un error que, por suerte, hemos subsanado.

RD: Un grupo musical conformado por hombres, ¿por qué se llama “Love of lesbian”?
LL:En nuestra primera época buscábamos maneras de llamar la atención, una de ellas era buscar un nombre de banda que provocara al público y a los críticos, que son todos hombres y morbosos. De todas maneras, siempre hemos creído que lo peor de la mayoría de la bandas son los nombres que eligen para darse a conocer.

RD: A la hora de escribir sus canciones, que son una mezcla entre los sentimientos y el plano onírico, ¿en qué se inspiran?, ¿cuáles son sus influencias, tanto musicales como literarias, a la hora de componer?
LL: Nos inspiramos en una multitud de disciplinas, desde la literatura de, por ejemplo, Cortázar o Milan Kundera, Borges, Bukowski, pasando por el surrealismo, el humor delirante de los Monthy Pyton… Cualquier disciplina nos parece interesante, no nos ceñimos únicamente a la literatura para inspirarnos.

RD: ¿Cómo surgió la idea del proyecto “Tenemos un grupazo”?
LL: Un chico llamado Sergio nos llamó por teléfono. Se inspiró a raiz de una letra de una de nuestras canciones, Incendios de nieve, donde el protagonista convoca a muchos músicos y seres noctámbulos para dedicarle una canción a una chica. Nos comentó que quería hacer realidad dicha imagen y así sucedió.

RD: Hicieron presentaciones exclusivas para MySpace y se han valido de otras plataformas de Internet para difundirse, ¿cuán importante es hoy para un grupo musical valerse de los recursos de Internet?
LL: En primer lugar, no echamos en falta la antigua industria, es algo que siempre decimos. Internet sirve para ese tipo de música que no es de primera, escucha sino que va invadiéndote como un buen vino. Al tener la posibilidad de cliquear una y otra vez, genera un posible adentramiento por parte del oyente, pausado pero adictivo. No obstante, Internet no es la panacea. Ante todo y como siempre, necesitas temas que emocionen o muevan algún que otro hemisferio en tu cabeza.

RD: ¿Qué postura tienen con respecto a la descarga de contenidos en la web?
LL: Nos gustaría que, primero de todo, se establecieran nuevas condiciones entre el músico y los intermediarios, y que el consumidor tuviera respeto por la cantidad de dinero que vale todo el proceso de grabación, producción, diseño, fabricación, etc. Es cuestión de respeto, creo.

RD: ¿Cuáles son los estandartes de la música indie en España?

LL: Te diría unos cuantos y cada consumidor te diría otros, probablemente diferentes. Podríamos enumerar, desde Sr. Chinarro, a Planetas, Vetusta Morla, Nudo Zurdo, Nueva Vulcano, Antonia Font, Lory Meyers, y supongo que nosotros, en cierta medida, para algunos, aunque queda mal decirlo, ¿no?

RD: ¿Cómo fue tocar con una banda de la altura de The Cure?, ¿los marcó en términos musicales y en la proyección del grupo?
LL: Tocar con The Cure fue un acontecimiento sobrenatural. Nos marcó la experiencia, tanto, que estuvimos un año en estado de shock. Y en términos musicales, pasamos a ser aquella banda que con el primer disco teloneó a la banda siniestra por excelencia. Pero por aquel entonces ya estábamos gestando el cambio al castellano, del cual nos alegramos.

Fotos: Love of Lesbian