La obra El Cuadro, en Pan y Arte, rememora las pinturas poderosas de los primeros siglos que generaron ambiciones desmesuradas