En «Llamadas de Ámsterdam», Juan Villoro retrata meticulosamente la nostalgia de un corazón roto que recorre los rincones de la pintoresca Colonia Condesa en la Ciudad de México