El artista plástico y performer uruguayo Javier Abreu sorprende e impacta con su obra irónica y provocadora. Su proyecto El Empleado del Mes es un punzón que se clava en los sesos.

Por María Luján Torralba
@lujitorralba


Salame, en el Centro Cultural Recoleta, Buenos Aires, 2012

Ahí está él, practicando su sonrisa en el espejo con su camisa a rayas rojas, su moño haciendo juego y su gorra con la M amarilla bordada en su frente, como un sello. Ahí está El Empleado del Mes, caminando por las calles creyéndose afortunado porque su rostro estará un cuadro colgado de un local de Mc Donald’s. Él es el alter ego de Javier Abreu quien le dio vida a este personaje hace más de diez años a partir de la necesidad de expresar la explotación de los empleados por parte de las corporaciones.

Provocador y audaz. El artista uruguayo, desde sus años de estudiante en la escuela de Bellas Artes de Montevideo, cuando, durante una performance, comió su propio excremento el cual simulaba ser un combo Mc, no dejó en duda que el consumismo y la alienación del ser humano del siglo XXI son su mayor fuente de inspiración.

La felicidad ficticia, las trampas que tienden los círculos de poder y la voracidad de la globalización son temas que se repiten a lo largo de su obra que incluye instalaciones, performances, fotografías e intervenciones. El joven de 33 años ha llevado sus proyectos alrededor del mundo para penetrar en las partes más dormidas de la sociedad. Desde el nacimiento de El Empleado del Mes, expuso en Francia, Alemania, México, Cuba, Chile, Brasil, Uruguay y Argentina. Representó en 2009 a su país en la Décima Bienal de La Habana, participó en la 29° Bienal de San Pablo, obtuvo el 5° Premio de la Bienal de Salto en 2011, y también, participó en la feria de fotografía BAPhoto 2012 representado por la Galería Document art y expuso en el Centro Cultural Recoleta en Buenos Aires.

Javier Abreu tiene un gran sentido del humor y su obra es una constante expresión de ironía. Se cuestiona y hace cuestionar al espectador sobre la función de la obra de arte, y acercándose a Walter Benjamin, demuestra que la reproductividad de la obra de arte corresponde a la reproducción técnica de las demás mercancías de la actualidad. En un decidido desencantamiento del mundo, Javier Abreu impacta y shockea.

Revista Dínamo: ¿Quién es El Empleado del Mes?
Javier Abreu: Es un proyecto artístico que se desarrolla de acuerdo al gusto del consumidor. Puede ser curador, institución, galería, etcétera.

RD: ¿Cómo surgió? ¿Por qué?
JA: El Empleado del Mes es el hijo bastardo de la crisis del 2002 que afectó al río de la Plata. El primer proyecto se llamaba Postales de mi país y era una ciudad en estado de abandono, bancos y comercios cerrados, indigentes durmiendo en las plazas, pasacalles sindicales, entre otras cosas.

RD: ¿Cuáles son sus objetivos?
JA: Vender productos #arte.

RD: ¿Qué cosas le gustan?
JA: Las papas fritas.

RD: ¿Qué lo hace enojar?
JA: La hipocresía de los artistas autoproclamados “sensibles” y la falta de humor.

RD: ¿Existirá el día en el que al empleado del mes lo despidan? ¿Cómo sería?
JA: La movilidad en el mercado laboral es una constante de nuestros tiempos. El campo del arte no escapa a las lógicas del sistema. Todo puede pasar.


He pecado – Performance en México DF 2012

RD: ¿En qué te inspiras? ¿Qué motiva tu arte?
JA: La realidad es maravillosa, simbólicamente hablando. Todos los mañanas asistimos a un nuevo acontecimiento estrafalario que los medios masivos lo titulan como “histórico”, qué más se puede pedir: ¡Somos individuos protagonistas!

RD: ¿Quiénes son tus referentes?
JA: Los chinos que trabajan en negro realizando miles de bellos productos de plástico.

RD: ¿Cómo ves al panorama artístico en Uruguay de los últimos tiempos?
JA: Mi pueblo es muy conservador. Desde el sistema político se nos dice que somos el pueblo elegido, lo único es que no sabemos elegidos para qué. El énfasis de las políticas culturales del Estado para conservar todo en su lugar es alarmante.

RD: ¿Cómo fue la experiencia del Empleado del mes en los diferentes países? ¿Y en Cuba, particularmente?
JA: Las personas se sorprenden cuando ven la cantidad de obra que tiene este personaje. Estuve un mes en La Habana para la Bienal, siempre vestido de empleado y con una barba que me había dejado desde que recibí la carta para participar, nos divertíamos mucho. Los cubanos han visto de todo, hace 30 años que organizan bienales

RD: Si se puede englobar en una idea general, ¿cómo ha respondido el público argentino ante tu obra?
JA: La respuesta fue súper positiva. He mostrado a El Empleado en el Centro Cultural de España, en Telefónica, con la genia de Alicia Herrero. Exponer en el Centro Cultural Recoleta fue un sueño y el dialogo con el publico fue muy interesante porque les gusta descubrir el sentido polisémico de la propuesta.


Consume y Muere – Bienal de Montevideo 2012

RD: Con respecto al Bienal de Montevideo, tu muestra Consume y muere. ¿Cómo repercutió en la gente? ¿Qué respuesta has tenido?
JA: En mi pueblo este proyecto es bastante conocido y es más complicado sorprender. Pude darme el lujo de trabajar con un presupuesto que yo nunca imagine y eso fue gratificante. La cruz mide diez metros de largo y con esas dimensiones no entra en ningún otro espacio dedicado a las artes en Montevideo.

RD: ¿Qué relaciones tiendes entre el arte y el consumo?
JA: Son la misma cosa. LA-TIENDA-DEL-MUSEO

RD: ¿Qué proyectos tienes? ¿Con qué obra irás a la Bienal de Panamá? ¿Qué expectativas tienes?
JA: Ahora estoy trabajando en una serie de fotografías readymade y compro ropa usada para una Expo de verano, pero son proyectos en etapa de pre-visualización. En la bienal de la Panamá voy a realizar una instalación que se llama NO somos libres, nunca lo fuimos, consiste en 15 hileras que simulan ser alambre de púa pero es realizado enteramente con billetes de 20 pesos (un dólar).

RD: ¿Qué es el arte? ¿Para qué sirve?
JA: Yo trabajo en proyectos y estos circulan en espacios de legitimación artística como museos, bienales, etcétera. No me preocupa que alguien diga que no soy artista. Y, ¿para qué sirve? Bueno, actualmente muchas fundaciones lo usan para descontar impuestos generando eventos de mentira.

www.soytuempleado.com


El candidato


Cerebro


Prototype